11 MAY 14 / 21:46 hs.

Los Bonelli y Concepción del Uruguay

Los hermanos de Ford viven con mucha emoción toda la previa de la llegada del Turismo Carretera a su ciudad el próximo 16, 17 y 18 de mayo.


Por primera vez en la historia el Turismo Carretera visita “La Histórica” una de las ciudades más simbólicas en la historia de la República Argentina, Concepción del Uruguay, la ciudad de Urquiza, del primer Colegio Laico, la ciudad donde se se hace el pronunciamiento contra Rosas, esa ciudad en la que también nacieron Próspero y Nicolás Bonelli, los hermanos del Turismo Carretera que poco a poco y con mucho esfuerzo llevan adelante un equipo para poder estar en la categoría más importante del automovilismo argentino.

Y a todo ese esfuerzo hoy se le suma la emoción, adrenalina y expectativa por la carrera que se viene en su ciudad algo que a Nico ya no lo deja dormir. “La verdad es que es un orgullo representar a la ciudad en nuestra ciudad, es como un sueño, no puedo creer lo que se va a dar, despertarme y pensar que voy a correr en mi ciudad, es algo muy lindo y creo que lo vamos a ver y a caer cuando lo estemos viviendo el fin de semana, pero la gente ya lo está palpitando y yo en lo personal un poco que el sueño en la noche no lo tengo bien por lo que me genera correr en mi ciudad”

“De nuestra parte trataremos de funcionar lo mejor posible, no es fácil pero me tengo mucha fe acá en Concepción, hemos trabajado mucho en especial porque queremos entregarle a nuestra gente un lindo resultado y esperamos que así sea. Ha costado mucho inaugurar este autódromos le estoy muy agradecido a todos los que han trabajado”, expresó el menor de los Bonelli.

En cuanto a Próspero las palabras también fueron de agradecimiento, “al igual que mi hermano quiero agradecer a todos los que han hecho posible esto, esto es un sueño cumplido, si me preguntaban cuando empecé si esto podía pasar la verdad que decía que no, nunca me imaginé que iba a poder correr acá, vamos muy seguido al autódromo vimos como fue avanzando y la verdad es que está muy bien”.

La previa se vive a fondo en la ciudad y los pilotos lo viven en carne propia,“el otro día llegó un hombre que estaba cargando gas y nos preguntó dónde estaba el autódromo, así que ya debe estar haciendo la cola esperando a que se abran las puertas”, contó Pope.

Respecto a lo deportivo ambos aseguraron que “siempre se trabaja mucho, pero la categoría es muy difícil, estamos un poco más retrasados, acá me dicen que tenemos que ganar y la verdad es que hace seis años que intentamos ganar o andar bien, pero particularmente para esta hemos trabajo bastante, le hemos dedicado un poco más de tiempo”.

Entre chiste, alegría y muchas risas, los Bonelli están con la cabeza totalmente puesta en esta carrera y no dejan pasar detalle, “la ciudad va a estar completada, colmada como nunca, de hecho yo he estado haciendo varias reservaciones para varios equipos, así que si alguien necesita que me llamen que estoy haciendo reservas y ubicando gente desde la primera fecha que se suspendió”, aseguró Pope riéndose.